Encuentra y conoce gente a la que le agrades

Muchas personas creen que “necesitar” amigos y relaciones significa ser emocionalmente dependientes y que deberían poder ser felices solos. Esta creencia va en contra de casi todo lo que sabemos sobre la felicidad humana. Aunque de hecho hay algunas personas que están felices con una vida en soledad, para la mayoría de los seres humanos en todo el mundo, las relaciones íntimas y de apoyo con los demás son un aspecto esencial de la felicidad.

Encontrar personas y agradarles es el primer paso para disminuir el aislamiento y la soledad. También es importante cada vez que cambiamos de casa, cuidad o de trabajo. Pero esto no ocurre por sí solo, a menudo requiere un esfuerzo activo y para aumentar nuestra probabilidad de éxito, debemos saber dónde y cómo buscar.

Existen 4 aspectos esenciales a tener en cuenta en nuestra búsqueda de gente a la que le agrademos: proximidad, semejanza, habilidades básicas para entablar una conversación y la expresión de agrado.

La proximidad favorece la amistad: Por lo general nos hacemos amigos/as de las personas que vemos con mayor frecuencia, con quienes tenemos contacto casual pero regular, así que busca personas que estén cerca de ti. Muchos/as se hacen amigos/as de sus compañeros/as de clase, gente del trabajo o personas que concurren los mismos lugares. Intenta recordar ¿cómo empezó tu amistad con alguna persona que conociste en el colegio o en la universidad? Seguramente el hecho que se vieran casi todos los días favoreció que la amistad iniciara.

La semejanza aumenta la atracción: Busca personas afines a ti. Generalmente nos hacemos amigos/as de personas que comparten intereses y posturas similares a las nuestras. A muchas personas las unen las mismas ideas políticas, estilos de vida, valores morales, etc.

Las habilidades de conversación son importantes: Tres comportamientos son típicos de las personas calificadas como “buenos conversadores”.

Hacen muchas preguntas. Lo ideal es hacer preguntas abiertas, es decir, que la respuesta no sea de “si” o “no”. Tampoco se trata de hacer un interrogatorio, nosotros también debemos responder con la información justa y adecuada.

Dan “retroalimentación positiva”. Indican que han escuchado, comprendido y apreciado lo que dice la otra persona. Prestan atención a su lenguaje no verbal.

Llevan su parte de la conversación. Esto significa hablar aproximadamente la mitad del tiempo, no todo el tiempo, pero tampoco tan poco como para que la otra persona esté bajo presión para mantener la conversación.

Expresa agrado (selectivamente): Expresa agrado genuino por la otra persona. No halagues características obvias o que no existen. Tendemos a reaccionar de manera más positiva ante las personas que nos elogian por los atributos que nos gustaría tener pero que no estamos muy seguros de poseer, no por los atributos que nosotros sabemos que tenemos, o por los que desearíamos tener pero que sabemos muy bien que no tenemos. No halagues a todos por lo mismo, personaliza tus halagos.

Recuerda que hacer amistades puede ser mas fácil para algunos, dada su historia de aprendizaje, pero la única forma de desarrollar nuestras habilidades sociales es PRACTICAR, PRACTICAR y PRACTICAR. Sé gentil contigo e intenta establecer metas pequeñas… después ve subiendo el nivel de dificultad de a poco.

Ingrid Caro Latorre, Psicóloga, Máster en terapias de tercera generación, terapeuta DBT.

Referencia

Linehan, M. (2014). DBT. Skills training manual. Guilford Publications.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *