El reto en las relaciones de pareja: Los celos.

Siempre que hablo de este tema hago la comparación de que conocer a alguien es cómo iniciar un libro; nos sumergimos en un mundo nuevo, en el que se experimentan aprendizajes y nuevos compromisos.

Generalmente sucede que, al principio, las relaciones de pareja están llenas de celebraciones y cumplidos, pero con el tiempo podemos experimentar ciertos desafectos y dificultades comunicativas, un proceso que suele ser universal dentro de las sociedades occidentales modernas.

Este vínculo contiene varios puntos, pero hoy quisiera hablar exclusivamente de los celos, una emoción que puede manifestarse fácilmente y que puede resultar siendo una piedra en el zapato, ¿qué opinan ustedes? Es una sensación que comúnmente asusta, ya que se relaciona con una posible pérdida de alguien que supuestamente nos pertenece (Martínez-León, Peña, Salazar, García & Sierra, 2017), por eso es importante tener en cuenta que los celos desencadenan emociones y reacciones naturales, que generalmente no podemos controlar, cabe aclarar que en ocasiones esa percepción puede no asemejarse a lo que está pasando en la realidad, todo nace de una suposición que no siempre culmina en una certeza. Quiero aclarar que sentir celos no está mal, los problemas pueden venir por las reacciones que podamos desencadenar después de experimentarlos, allí debemos identificar: 1) ¿Qué hago específicamente cuándo tengo celos? ¿dichas acciones me alejan de la relación de pareja que quiero tener?

¡Ojo! Los celos pueden volverse problemáticos y peligrosos, ya qué hay una asociación estrecha con la violencia (Hart & Legerstee, 2013) y una evidente presencia constante de ideas irracionales que bloquean la capacidad de manejarlos y resolverlos (Edalati & Redzuan, 2010), allí el nivel de posesión limita la autonomía y nos hace vulnerables a ejecutar acciones de violencia verbal, psicológica, física, intentos de suicidio u homicidio (Ecker, 2012).

Los celos patológicos, por ejemplo, pueden estar asociados con altos niveles de violencia conyugal e insatisfacciones dentro de las relaciones de pareja, allí esa emoción puede pasar fácilmente de una agresión, al homicidio; el último informe de violencia presentado por Medicina Legal en 2018 en Bogotá, arrojó 7000 denuncias que corroboran esta información.

Es de suma importancia identificar los celos, ya que al ser una emoción natural que no percibimos a tiempo y naturalizamos, puede convertirse en una situación problemática, sobre todo cuando nos encontramos en el proceso de construir la relación de pareja que queremos vivir.

Laura Claros. Psicóloga.

Referencias.

Ecker, W. (2012). Non-delusional pathological jealousy as an obsessive-compulsive spectrum disorder: Cognitive-behavioural conceptualization and some treatment suggestions. Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders, 1(3), 203-210.

Edalati, A., & Redzuan, M. R. (2010). Perception of women towards family values and their marital satisfaction. Journal of American science, 6(4), 132-137.

Hart, S. L., & Legerstee, M. (2013). Handbook of jealousy: Theory, research, and multidisciplinary approaches. John Wiley & Sons.

Martínez-León, N., Peña, J., Salazar, H., García, A., & Sierra, J. (2017). A systematic review of romantic jealousy in relationships. Terapia psicológica, 35 (2), 203–212. doi:10.4067/s0718-48082017000200203

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *